Correr está de moda… ¡que no pase factura a tu suelo pélvico!

Para más información llámanos gratis al
900 19 20 20

Tienda online
Menú

Correr está de moda… ¡que no pase factura a tu suelo pélvico!

Hace unos años no habíamos ni oído hablar del running, y ese vecino que nos cruzábamos corriendo a las 7 de la mañana a 2 grados bajo cero era visto como un especímen extraño. Hoy, ese mismo vecino se cruza con medio barrio mientras practica running (sí, ahora todos saben que ‘running’ es sinónimo de ‘correr’), que ya es visto como algo saludable.

Y es que este deporte se ha puesto de moda de una manera insospechada en tan solo unos años. Líneas de ropa deportiva especial, zapatillas para runners, pulseras para medir tus pulsaciones, apps que registran tus marcas, que sirven de motivación propia y también para compartir tus logros en redes sociales… y también consejos, muchos consejos para profesionales y principiantes.

No es un secreto que el running es un deporte de alto impacto en el que rodillas, tobillos y pies sufren sobremanera. Pero, ¿sabías que también pasa factura a tu suelo pélvico?

El running y el suelo pélvico

Al correr bota todo tu cuerpo y, especialmente si no tienes un abdomen demasiado tonificado, te da la sensación de que algo ahí dentro ‘se descuelga’. No te tomes esto a broma, ya que es totalmente real el riesgo de que tu suelo pélvico se debilite y, a la larga, dé paso a problemas (o los empeore) como incontinencia urinaria, prolapso, etc.

Y es que en el suelo pélvico se apoyan todas las vísceras de tu cavidad abdominal y, cuando corres, el salto repetido que das a cada zancada acentúa el efecto de la gravedad y de tu propio peso, debilitando progresivamente los músculos y tejidos de nuestro suelo pélvico.

¿Qué puedes hacer para reducir el impacto?

Tanto si ya eres una experta runner como si estás empezando, hay algunos trucos que debes tener en cuenta para que tu suelo pélvico no sufra mientras practicas este deporte sano y barato. En primer lugar es una buena idea, siempre que sea posible, evitar los terrenos completamente duros, como el asfalto; una pista de tierra o un parque cercano siempre serán mejores opciones y rebajarán el impacto.

Ten en cuenta también que el terreno sea lo más llano posible, ya que las cuestas abajo también aumentan la presión ejercida por tu propio cuerpo sobre tus extremidades.

Cuanto mayor sea la velocidad y más amplia la zancada, mayor es la tensión que recibe el suelo pélvico, por lo que reducir la longitud de tu zancada también ayuda a reducir el impacto. Lo ideal son unos 180 pasos por minuto. Debes tener también cuidado con la pisada, y evitar caer sobre el talón: intenta hacerlo sobre la parte media del pie.

Por supuesto, si realizas algún deporte de alto impacto como éste te recomendamos que te pongas en manos de un especialista, que te dirá la forma en la que poner en forma tu suelo pélvico y evitar problemas mayores. Pero, ¿y si ya tienes pérdidas y no quieres renunciar a seguir corriendo?

En este caso los tampones contra la incontinencia de esfuerzo, como Vidasec, son la mejor opción para que practiques running sin preocuparte de las tan molestas pérdidas de orina. Comprueba  cuál es tu talla perfecta de Vidasec, y visita nuestra tienda online para hacer el pedido. ¡Lo recibirás en donde quieras y con total discreción en solo 24 horas!

¡Y no olvides seguirnos a través de FacebookInstagram, y YouTube para estar al tanto de todas las novedades!

Comentanos que te parece

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.