Ejercita tu suelo pélvico con ejercicios kegel y lucha contra la incontinencia

Para más información llámanos gratis al
900 19 20 20

Tienda online
Menú

Ejercitar mi suelo pélvico… ¿es posible?

Kegel… seguro que, sobre todo si tienes incontinencia urinaria, este nombre te sonará familiar. La causa más común de las pérdidas de orina es el debilitamiento del suelo pélvico, y fue precisamente el doctor Arnold Kegel quien desarrolló estos famosos ejercicios como método para control de la incontinencia urinaria para sus pacientes en la década de 1940.

Pero antes de entrar en materia vamos a explicarte qué es eso del suelo pélvico. Como te explicamos en nuestra web, no es ni más ni menos que el conjunto de músculos que cierran y sostienen todos los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) en la posición adecuada para favorecer su normal funcionamiento. Con la edad, y a veces durante el embarazo y el parto, se puede volver frágil y debilitarse, originando las temidas pérdidas de orina.

Este es un problema que deberá valorar tu urólogo o ginecólogo para decidir cuál es la mejor solución en tu caso, pero independientemente del tratamiento que él considere, los ejercicios de Kegel son un complemento ideal que te ayudarán a tomar control sobre su vejiga. Eso sí, es muy importante realizarlos adecuadamente… sino, ¡puede ser peor el remedio que la enfermedad!

Empieza ahora mismo tus ejercicios Kegel…

Lo primero es identificar correctamente esta musculatura, ya que si haces los ejercicios con los músculos equivocados, no obtendrás resultados. Un truco muy conocido es el de “cortar” el chorro de orina cuando vas al baño: los músculos del suelo pélvico son aquellos que contraes cuando haces este movimiento.
Una vez tengas claro dónde están estos músculos, estás lista para empezar tu programa de entrenamiento diario con ejercicios de Kegel.

Puedes escoger aquella postura en la que contraer estos músculos te resulte más sencillo; para principiantes, ésta suele ser tumbada boca arriba. A continuación, realiza una contracción de los músculos que rodean los orificios de tu periné (ano, vagina y uretra) como si quisieras cerrarlos y elevarlos hacia tu interior. Mientras contraes, sigue respirando de manera natural, no aguantes el aire ni cambies tu patrón respiratorio habitual.

Tras cada contracción, relaja los músculos lentamente, dejando que regresen a su posición inicial. Antes de la siguiente serie (deberás hacer unas 10 series, dos o tres veces al día), debes mantener un breve periodo de descanso, al menos 15 o 20 segundos de reposo para que tus músculos se recuperen y trabajen adecuadamente.

En cualquier caso, hay fisioterapeutas expertos en suelo pélvico que te guiarán de forma profesional para localizar los músculos de tu suelo pélvico y realizar los ejercicios de forma correcta.

Ejercita tu suelo pélvico y siéntete segura a la vez

Para terminar, te queremos explicar que hacer los ejercicios de Kegel no es para nada incompatible con usar Vidasec… ¡más bien al contrario! Es importante que tomes control sobre tus músculos pélvicos, pero mientras tanto es igualmente importante que tu día a día no se vea alterado por las pérdidas de orina.

¿Quieres probar Vidasec? ¡Pídelo ya en nuestra tienda online y descubre una nueva forma de normalizar la incontinencia urinaria!. Dispones de muchas más información en el siguiente post:

Comentanos que te parece

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.