Joven, deportista y… ¿con incontinencia? » Blog Vidasec

Para más información llámanos gratis al
900 19 20 20

Tienda online
Menú

Joven, deportista y… ¿con incontinencia?

Silvia es ya usuaria fiel de Vidasec, pero hace menos de un año esto de la incontinencia le era totalmente ajeno. Tiene 37 años, y tuvo un hijo hace 11. Tuvo un parto vaginal sin problemas y un postparto sin mayores contratiempos. Desde que dio a luz, notaba que tenía que ir más a menudo al baño, pero “nada como para darle importancia”, justificaba ella.

Hace dos años, aprovechando que el peque ya no es tan peque y que tenía más tiempo libre, Silvia retomó el deporte; antes de tener hijos lo practicaba diariamente, pero la falta de tiempo le obligó a dejarlo. Al lado de casa tenía un gimnasio especializado en crossfit, tan de moda últimamente, y se puso a ello. ¡En tres meses ya había recuperado la tonificación de su cuerpo!

Pero un año después de comenzar a entrenar, comenzaron los primeros signos: “Primero noté un día que se me escapaba una gota o dos de pipí mientras subía la compra a casa; pensé que era mi culpa porque había aguantado demasiado las ganas de ir al baño. Pero un par de días después pillé un catarro tremendo, y al estornudar… ahí estaba de nuevo. ¿Pérdidas de orina? ¡Pero si esto es una cosa de ancianos!”.

Como seguía pensando que no tenía demasiada importancia, probó por su cuenta a usar compresas específicas para las pérdidas… pero pronto se dio cuenta de que no se ajustaban a sus necesidades. Su grosor era mucho mayor que el de las compresas para la menstruación, por lo que dejó de llevar mallas en su clase de crossfit para que no se notaran. Además, siempre tenía que llevar en el bolso un pack de toallitas y compresas ‘por si acaso’, y le preocupaba mucho el  tema del mal olor.

Acudir a un especialista, el primer paso

Pero Silvia no ha sido nunca de las que se quedan parada, y el bienestar pesa para ella más que la vergüenza. Así que, tras comentárselo a su chico, pidió cita con su médico de cabecera.

Éste le remitió a su ginecóloga, que le explicó que su caso era claramente incontinencia de esfuerzo, aunque aún estaba en una fase leve y, con los ejercicios adecuados de suelo pélvico, podría hacer desaparecer las pérdidas y evitar la cirugía.

Pero los ejercicios requieren constancia para que vean sus frutos, ¡y Silvia quería saber cómo seguir con su vida mientras su suelo pélvico se recuperaba!

En este punto, su ginecóloga le habló de los tampones contra la incontinencia Vidasec, una alternativa que está ganando adeptas frente a las compresas, especialmente entre mujeres jóvenes y activas.

Frente a lo engorroso de tener que llevar siempre compresas de repuesto, o frente a la incomodidad de tener una pérdida y que la orina siga ahí hasta que pudiera cambiarse, los tampones le ofrecían a Silvia evitar las pérdidas durante 12 horas seguidas, pero sin entorpecer sus necesidades fisiológicas. Además, durante ese tiempo podría seguir haciendo deporte sin temor a tener ninguna pérdida, ¡era perfecto para ella!

¡Seguir con tu vida es posible!

¿Quieres seguir el ejemplo de Silvia y no dejar que la incontinencia condicione tu día a día?

Prueba los tampones Vidasec y vive tu día a día como hasta ahora, evitando las pérdidas de orina y todas las incomodidades asociadas.

Mira aquí cómo saber cuál es tu talla perfecta de Vidasec. ¡Lo recibirás donde quieras y con total discreción en solo 24 horas! Y no olvides seguirnos a través de Facebook,  Instagram,  YouTube para estar al tanto de todas las novedades!

 

Comentanos que te parece

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.