Un aplauso por las mujeres

Para más información llámanos gratis al
900 19 20 20

Tienda online
Menú

¡Un aplauso por las mujeres!

¡Las mujeres somos increíbles todos los días del año!

En la semana en la que se homenajea y se reivindica igualdad para el sexo femenino, no queríamos dejar pasar la oportunidad de acordarnos de mujeres pioneras. Mujeres increíbles que abrieron camino en distintos campos y sin cuya contribución muchas de las cosas que hoy nos parecen normales seguirían siendo cosa de hombres.

Probablemente hay a quien no le suene el nombre de Federica Montseny, pero fue la primera mujer ministra de la historia de España, en 1936. A pesar de que solo estuvo seis meses al frente del ministerio de Sanidad y Asistencia Social, le bastaron para plantear iniciativas pioneras como crear lugares de acogida para la infancia, comedores para embarazadas, liberatorios de prostitución, una lista de profesiones a ejercer por personas con discapacidad y el primer proyecto de Ley del aborto en España; en pleno inicio de la guerra civil, pocas de estas iniciativas pudieron ver la luz, pero sin duda sentaron las bases para que pudieran llevarse a cabo más adelante.

Ahora las facultades están llenas de mujeres, pero hasta finales del siglo XIX no podíamos ir a la universidad. Algunas habían usado argucias, como Concepción Arenal, quien se inscribió como oyente y asistía disfrazada de hombre, pero fue Elena Maseras la primera que se inscribió oficialmente como estudiante universitaria en 1872, tras la autorización del rey Amadeo I. Concretamente lo hizo en la facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, y sus compañeros de pupitre estuvieron encantados: tanto, que el primer día de clase la recibieron entre aplausos.

Y en esta lista no puede faltar el nombre de Clara Campoamor, que luchó por el sufragio femenino en España, logrando que las mujeres ejercieran su derecho a voto por primera vez en 1933. A pesar de este éxito, Campoamor vio como dentro de la propia República se le cerraron las puertas, y finalmente murió en el exilio.

Así que hoy dediquemos una sonrisa y un aplauso a todas estas mujeres pioneras, y sigamos luchando por mantener su legado.

¡Sé pionera, sé una mujer Vidasec!

Comentanos que te parece

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.